Autor Tema: El ratón Miguelito, el caballo y el Juez  (Leído 1036 veces)

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« : 29 de Febrero del 2016, 10:46 »
El ratón Miguelito, el caballo y el Juez

Esta foto estaba destinado a "Fotos antiguas", pero la vi tan inspiradora que me pareció adecuado escribir algo loco, algo que espontáneamente me surgiera sin mediar la razón. En todo caso lo mínimo, como para darle un poco de prolijidad...



Continúa abajo
« Última Modificación: 01 de Marzo del 2016, 14:41 por El luxado »

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #1 : 29 de Febrero del 2016, 11:11 »
Después de la muerte de Walt (que se comenta que está congelado para ser revivido en cualquier momento), Miguelito el ratón se volvió un poco chiflado. No sabría decirles si lo de ratón es porque se parece al animalito o porque realmente es un pijotero mugriento de la peor calaña.
El tema es que Miguelito se fifaba al caballo, una relación tremendamente incestuosa y lo digo no por el lazo familiar sino por lo zoofílico de todo esto.
Aunque a veces me pregunto si existe la z o o f i l i a entre dos animales de distinta especie, ya que la definición abarca al ser humano con cualquier otra especie y se queda ahí, trunca, a la hora de implicar a otros animalejos.
 Creo que durante el acto, Miguelito azotaba al caballo, cosa que más allá de la ética es ahora punible gracias a la Ley de Maltrato Animal. Y surge nuevamente otra zona gris de la ley: ¿Qué pasa si el maltratador también es un animal? Y mientras escribo me lleno de dudas: ¿Es Miguelito un simple ratón? Por un lado razona y actúa de manera humanizada pero por otro lado es un ratón. ¿Cuál de los dos aspectos pesaría más y debería ser motivo de condena?
  Bien, pero esa es otra historia. Continuemos con la nuestra....
Para el vecindario, todo esto que ocurría era muy indeseable y molesto. Ellos lo hacían en el campito de al lado, donde pastaba el caballo. Unos yuyos altos apenas le daban un poco de recato a la escena y poco efecto causaban debido a que quedaba anulado por los relinchos del equino y el chasquido de los huascazos que le daba Miguelito.
  Al Juez Henrietti toda esta situación le daba en la yugular, que mientras escuchaba el bochinche y el agitar de hierbas altas se le hinchaba al punto de explotar. Aparte que sus hemorroides le picaban más que de costumbre. ¡A él le hacían esto! ¡A él que había estudiado en un colegio de curas! ¡Y que incluso había sido seminarista por dos años! ¡Y no podía hacer nada! Solamente mirarlos con una bronca asesina.
  Estaba atado de pies y manos. El gobernador le había prohibido expresamente que hiciera algo. Y el Juez sabía muy bien el porqué. Sabía que el gobernador tenía la franquicia de venta de todos los juguetes Miguelito y que no le dejaría estropear su negocio. Otra vez se abría la gran brecha de lo que debe ser y de lo que es. Otra vez el poder corrompiendo la moral. ¿Adónde iría a terminar esta sociedad enferma y corrupta? Corrupción que se imponía de arriba hacia abajo…
  Con el cuello duro, el Juez observaba, tanto al caballo como a Miguelito. Con un odio tremendo. A veces, en el medio del insomnio gustaba fantasear que le ponía unos balazos, no para matarlos. Unos balazos en las coyunturas: en codos y rodillas por ejemplo. Para inmovilizarlos e infligirles un enorme dolor. Luego los ataría a los dos con alambres, los rociaría con kerosén y les prendería fuego. Entonces sí, se quedaría a escuchar –por fin- sus últimos gemidos.
  Con eso fantaseaba el Juez, pero no se animaba.
Por mi parte, hasta ahí sé, nunca me enteré como terminó esta historia, así que no les puedo contar más…. 

Nota: no podía publicar el texto, lo subí por partes hasta darme cuenta que la palabra z o o f i l i a (toda junta) era la que trababa el tema. Alguna protección que tiene internet.... Pero qué mal puesta ¿no?
« Última Modificación: 02 de Marzo del 2016, 13:14 por El luxado »

"Los Cuises" Moteros | motociclismo federal

Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #1 : 29 de Febrero del 2016, 11:11 »
Marcello Perluqueria

Desconectado Jarod

  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • ******
  • Mensajes: 6470
  • Juan Pablo
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #2 : 01 de Marzo del 2016, 23:51 »
Se me vino a la mente aquel episodio que desató la foto de una beldad tapada en confites... y me queda rondando el interrogante: ¿que opinaría Carpincho?

 ojitox

Aquí los conocí... aquí los he de encontrar

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #3 : 02 de Marzo del 2016, 13:24 »
Se me vino a la mente aquel episodio que desató la foto de una beldad tapada en confites... y me queda rondando el interrogante: ¿que opinaría Carpincho?

 ojitox

Carpincho está peor que yo. Ustedes saben bien que siempre lo defendí, porque me parece que a veces, el observar lo variado puede propiciar al cambio o al aprendizaje. Por eso mismo lo tenía como amigo en face, hasta que me rebalsó el vaso y lo bloqueé para no tener que leer nunca más sus delirios innecesarios.

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez -Eros y Thanatos-
« Respuesta #4 : 31 de Marzo del 2016, 22:17 »
El dios de la muerte, Tanatos, y su implicación en Freud y en la Tanatología

Si bien ahora sabemos que Eros (o Cupido) representa el amor irracional, no hay que dejar pasar que su nombre y su leyenda han sido tomadas por Sigmund Freud (una vez más recurriendo a los mitos griegos) para que formasen parte de su teoría de las pulsiones de vida y las pulsiones de muerte de la psiquis humana.

En efecto, Eros representa los instintos más primitivos por satisfacer los deseos libidinosos, los de hambre y los de sed, es decir, las pulsiones de vida; mientras que Tanatos engloba los deseos por satisfacer los impulsos de destrucción y agresividad, ergo, las pulsiones de muerte. Ambos, Eros y Tanatos, están enmarcados en el Ello, una de las instancias de la denominada segunda tópica freudiana de la composición de la psiquis humana, que la complementan las instancias del Yo y el Superyó.

La naturaleza de Eros y su misión en la vida hacía que los hombres se incendiaran en el ardor del amor y quisieran mitigar sus deseos libidinosos con el acto sexual. Asimismo, la saciedad de estos impulsos derivaban en la fecundidad y en el nacimiento de una nueva vida, con lo cual, Freud tomó nota y ponderó a Eros como portador de las pulsiones de vida. Por su parte, Tanatos era el dios de la muerte, detrás del Todopoderoso Hades, y por tanto representa a las pulsiones de muerte.

Mitología
Pero volviendo a lo que nos concierne diremos que hubo una vez una disputa entre Eros y Tanatos, propiciada por la inocente ninfa Ninfea. Las ninfas eran semidiosas que conformaban principalmente el séquito de Artemisa, la diosa de la castidad. Como era de prever, Artemisa se espantaba de la lascivia y de la falta de pudor de Eros, quien recorría desnudo las tierras, con sus deseos sexuales expresados corporalmente y a la vista de todos. Es por eso que intentaba alejarlo de ella y de sus vírgenes ninfas, lanzándole flechas y lanzas. Eros, caprichoso como un niño, no sólo que no cedía a las amenazas sino que en una oportunidad, ya cansado del acorralamiento de Artemisa, quiso vengarse de la diosa pensando: “Tu no puedes dar en el blanco y te crees una diosa importante, pero yo  sí acertaré el tiro y caerás enamorada en el acto”. Acto seguido, enfoca su mira hacia la diosa y dispara su flecha del amor. La diosa, rápida en sus movimientos, esquiva el disparo pero la flecha va a dar en el trémulo cuerpo de Ninfea. La ninfa cae dolorida y siente que su cuerpo se va inflamando de un ardor vehemente, comenzando a experimentar una excitación inusitada. Acosada de un lado por el amor y por las solemnidades de la castidad del otro, maldice su existencia y se lanza a las aguas en su afán de suicidarse y salirse del conflicto que le planteaba tal dicotomía. Eros se estremece por lo ocurrido y no entiende la reacción de la ninfa. Intenta auxiliarla pero aparece Tanatos, dios de la muerte, con su temeraria fuerza y le impide socorrerla.

Artemisa acude también a ella inmediatamente pero llega tarde y la ninfa muere ahogada pero sabiendo que ha salvado su pureza, fallece con una sonrisa en su rostro. Llorando desconsoladamente, la diosa la transforma en una flor y aquieta las aguas para que su ninfa no vuelva a sumergirse, por lo que flotará perennemente en las aguas. En su honor, la flor fue denominada nenúfar y se mantiene viva en las aguas serenas.

Ya conocida la impactante historia de Ninfea y Eros, no dispondremos a conocer quién fue Tanatos.

Tanatos era un dios escalofriante, siempre joven, que representaba a la muerte autopropiciada y no violenta. Era hermano mayor de Hipnos, el dios del sueño, quien imitaba a su hermano en ciertas ocasiones, pero mientras Tanatos provocaba la muerte, Hipnos dormía a sus víctimas por un tiempo determinado, hasta que se cansaba y se alejaba de ellas. Hete aquí, dicho sea de paso, conocemos la etimología de las palabras Hipnosis e Hipnotización.

Tanatología
Como advertimos anteriormente, el nombre  de Tanatos fue tomado por la comunidad científica y no sólo por Freud en su concepto de pulsiones de muerte de la psiquis humana, sino también por la disciplina integral denominada, no por casualidad, como Tanatología.

La Tanatología estudia el fenómeno de la muerte en los seres humanos y en los animales, tratando de resolver los trances en los que se enmarca, ya sea desde la Medicina, la Religión y hasta desde el Derecho. El lema de la Tanotología es brindar los cuidados necesarios al enfermo terminal, entre los que también se encuentra una forma digna de muerte, en el afán de cumplir con su fundamento de no prolongar la vida innecesariamente. Esto apunta a evitar el dolor y también el daño psicológico del paciente y así advertimos en el mito griego la intención de Tanatos al dejar que Ninfea se inmolase…

Fuente: http://blogs.infobae.com/grecia-aplicada/2012/11/09/la-concepcion-freudiana-de-eros-y-tanatos-y-la-disciplina-conocida-como-tanatologia/

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #5 : 06 de Abril del 2016, 21:20 »
Me gusta analizar las barbaridades que escribo.... Por lo visto ese día andaba con todo el tuco de Eros y Tanathos.
Están clarísimas las dos pulsiones en casi todo el texto, aunque en una parte, difusas y entremezcladas. No se apuren, ya llegaré al punto.

Eros completamente desatado, de una forma des-generada, la represento en el ratón Miguelito y el pobre caballo, del que no me queda claro si es un partícipe necesario o directa y llanamente un cómplice con responsabilidades equivalentes a las de Miguelito. Digo des-generada por fuera de género en el sentido de género-especie. Y no de género masculino-femenino que también le cabe por definición de forma perfecta.

Tanathos queda representada en la furia destructiva del Juez Enrietti. Sus prejuicios, sangre fría e intolerancia son desproporcionadas. El tiene toda la atención preparada para detectar las actividades desenfrenadas de Miguelito y su partenaire, el caballo... Incluso en las noches de insomnio da rienda suelta a su febril y destructivo pensamiento. Tanathos destilado a la enésima potencia.

Pero es al principio cuando se mezclan difusos Eros y Tanathos en la forma congelada de nuestro querido Walt. El tipo ni está en Eros ni está en Tanathos, o mejor sí, está con los dos.... La vida en estado aletargado casi al nivel de la muerte a la espera de una cura milagrosa, ya no por milagro divino si no por milagro de la ciencia... La muerte entretejida -enroscada- con la vida en una lucha lenta, sorda, inacabable. Una danza en cámara lentísima entre Eros y Tanathos.
Uno de ellos se llevará el trofeo: ¿Quién ganará?
« Última Modificación: 08 de Abril del 2016, 23:44 por El luxado »

Desconectado Jarod

  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • ******
  • Mensajes: 6470
  • Juan Pablo
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #6 : 08 de Abril del 2016, 15:57 »
penx penx



 confusiox confusiox

Aquí los conocí... aquí los he de encontrar

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #7 : 08 de Abril del 2016, 17:06 »
penx penx



 confusiox confusiox

Que Walt está congelado, creo que es solo un mito, pero para el relato viene de maravillas.
He leído que lo cremaron a los pocos días de su muerte. Pero eso también puede ser un mito para tapar la realidad....  risax

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5311
  • Avatar by Intruder700
Re:El ratón Miguelito, el caballo y el Juez
« Respuesta #8 : 08 de Mayo del 2016, 14:40 »