NOTICIAS DESTACADAS

RUTAS PARA MOTOS TRAIL >FIJATE AQUÍ <
INDUMENTARIA CUISERA >PEDILA AQUÍ<   
MERCHANDISING LOS CUISES >PEDILO AQUÍ< 
     Tutoriales:
- COMO USAR EL FORO... > Ver Aquí <
- PAUTAS DE CONVIVENCIA > Aquí <
- COMO PUBLICAR >IMAGENES<, >VIDEOS<,  Y >OTRAS COSAS<.
 

La Gilera fantasma

Desconectado Rolitio79

  • ***
  • 320
  • Luke, come to drink Mates....
La Gilera fantasma
« : 16 de Agosto del 2016, 01:48 »
Espero guste. readx
LA GILERA FANTASMA
El sueño tardó mucho en llegar aquella noche. Aún me picaba en la cabeza la Royal Enfield 350 color bordó que días atrás viéramos con mi papá y que luego fuéramos a ver al dueño con intenciones de posible compra, según el precio, situación que por un momento me hizo sentir que podía llegar a ser mía. Así, entre sueños y revuelo de ideas la mañana prontamente se hizo presente.
Los mates de mi viejo, llevados a la cama, me traían de nuevo a la realidad y me anunciaban que ya era la hora de levantarse para ir a la escuela. De un salto me puse en pie, capture las prendas que dejase la noche anterior sobre una silla y me vestí prontamente. Tome otro mate y aún con la cara sin lavar, me encaminé hacia el galpón para ir a buscarla a ella.
Abrí la puerta suavemente y entré casi en penumbras, al tanteo, sin hacer ruido. Cuando mis manos dieron al fin con su cuerpo inmóvil, le dije tiernamente
  -Buen día hermosa!
Suavemente, con la mano izquierda, retiré la cobija a cuadros de lana marrón, que cubriera por completo su cuerpo durante la noche. El frío elevaba nubes de vapor de mi boca mientras la sacaba de su descanso. La gramilla helada, crujía con cada paso mientras atravesábamos juntos el patio. La pare, a pocos metros de la cocina y me refugié a tomar otro mate caliente adentro, con mi viejo.
Tras conversar un rato sobre aquella endiablada Enfield, volví al patio para intentar el arranque. Aquello tan simple como patear y arrancar, suele no serlo, para las viejitas mañosas y mi gilera 150 súper sport del 57, era una de ellas.
La coreografía de encendido debía ser precisa y ordenada en su secuencia de pasos a cumplir, dado que cualquier error en cualquiera de ellos, podía provocar tanto el ahogado del motor como la temible contra explosión con la consecuente patada a la canilla.
Los pasos a seguir seguían la siguiente secuencia:
Paso 1: Conectar la batería
Paso 2: Levantar la perilla de contacto que se encuentra sobre el farol delantero
Paso 3: Abrir la llave de paso de nafta y esperar unos segundo para que el preciado fluido baje al carburador
Paso 4: Subir la perilla del cebador y dar de 3 a 4 bombazos al botón que hunde el flotante de la cuba del carburador Dell Orto.
Paso 5: Accionar suavemente la patada de arranque buscando alojar al pistón en el punto máximo superior de su carrera.
Paso 6: Este es el momento decisivo. Es el paso que define como comenzará la jornada. La pierna descarga un fuerte impulso hacia abajo provocando varias carreras del pistón. Generalmente este paso debe ser repetido, aunque el hacerlo más de 4 veces aumenta exponencialmente el riesgo de contra explosión, atentando seriamente contra la salud de mi pierna derecha.
Aquella mañana, las patadas se sumaban como en una ruleta rusa, donde con cada intento fallido cargaba más de adrenalina la próxima patada. La cuarta fue la última dentro de la zona de seguridad, a partir de aquí, la bala parecía estar ya en la recámara, motivo por el cual volví a la cocina a tomar otro mate, como quien pide un último deseo. Finalmente la quinta patada puso en funcionamiento aquella ovalada maquinaria y al cabo de unos minutos el ralentí ronroneaba sin necesidad del apoyo manual.
Ya en la calle, mi viejo me despidió mate en mano y con el pulgar en alto y una enorme satisfacción me invadió el pecho y me dibujo una sonrisa que quedo oculta bajo el casco. Así, bajo el amparo de una espesa neblina, emprendí mi recorrida por las despobladas calles de tierra de aquel momento. Todo era un juego de adivinanzas en aquella situación. Un perro que ladraba daba a entender que alguien venía más adelante, tal vez una bicicleta o alguien de a pie. Algún auto daba aviso de su marcha por el reflejo de sus luces o el sonido de su motor. A medida que me acercaba a la circunvalación Santiago Marzo todo era más confuso, más oculto. Por la visera de mi casco corrían ya gotas en sentido descendente que venían acumulándose por el impacto de las diminutas gotitas suspendidas en la neblina. Sin duda aquella situación era salida de algún libro de terror.
Mi súper sport era mañosa para arrancar pero tenía buenas luces por lo que sin dudarlo apunte la rueda al acceso más cercano y subí a la ruta acelerando casi a pleno. A los pocos metros ya me encontraba circulando en su 4ta marcha y con el motor desahogado y parejo. Cada tanto, pasaba la mano por la visera del casco para que la ruta vuelva a aparecer frente a mis ojos.
Aún faltaban un par de kilómetros antes de tener que doblar y abandonar la ruta cuando comencé a percibir un sonido grave. Al principio pensé en un motor estático, pero a medida que avanzaba, el sonido iba imponiéndose por sobre por sobre el tronar de mi Súper Sport, por lo que deduje que pronto aparecería el culpable en mi espejo retrovisor. Sin embargo, aquella tromba imparable ya ocupaba todas las notas que el aire del lugar le permitía, e inclusive parecía sentir su vibración por sobre las de mi moto, pero, y aún así, su forma física seguía oculta en aquella endemoniada niebla.
Temeroso de ser impactado desde cualquier flanco, comencé a desacelerar suavemente, girando mi cabeza reiteradas veces hacia atrás para intentar ver algo. De repente el sonido se hizo aún más fuerte y como un fantasma salido del mismísimo infierno apareció, casi a la par mío pero por la derecha, disparada como una saeta desde el acceso de la colectora, una antigua moto negra, sin luces, con gruesas ruedas oscuras, asiento monoplaza y doble salida de escape, que intentaba ganarme el paso. Al principio, abrí gas al máximo para impedírselo, pero luego, recordé que mi súper sport no era precisamente una moto que le cayera bien la velocidad, por lo que volví a reanudar el régimen tranquilo que ambos disfrutábamos, mientras veía al espectro desaparecer y oía como el pum pum del motor se apagaba lentamente, ahogándose en la niebla hasta desaparecer por completo.
A pesar de mis reiterados intentos por volver a cruzarme con ella, jamás volví a hacerlo. Pregunte a varios conocedores de motos antiguas del lugar, que moto podía ser aquella y de quién podría ser? Ninguno pudo decirme con certeza a quién pertenecía. Algunos me hablaron de un cartero de antaño que solía viajar muy deprisa en la ruta con su moto, como si llevara alguna clave secreta que pusiera fin a la guerra o debiera entregar un menaje de vida o muerte. En lo que sí todos coincidieron es en que aquella moto, sin duda era una gilera 300; aunque para mí siempre será la gilera fantasma.
By Rolitio
« Última Modificación: 16 de Agosto del 2016, 20:01 por El luxado »
Tan solo dale una máscara a un hombre y verás realmente quien es...

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • *****
  • 5252
  • Avatar by Intruder700
Re:La Gilera fantasma
« Respuesta #1 : 16 de Agosto del 2016, 13:53 »
¡Eso estuvo muy bueno lockazo!!!!!! Hermoso relato.... Date una vuelta más seguido por acá y de paso te escribís algo....  okx okx okx
« Última Modificación: 16 de Agosto del 2016, 20:01 por El luxado »

Desconectado luckner

  • *
  • 31
  • Cuisito
Re:La Gilera fantasma
« Respuesta #2 : 16 de Agosto del 2016, 19:56 »
Hola!
Como poseedor de una Gilera B-300 de 1957 desde hace casi cuarenta años este tema me toca muuuy de cerca, pero debo aclarar que no soy el que pasó por la derecha al autor del excelente relato!
El sonido de esos dos escapes es algo casi único y posiblemente lo primero que me cautivó.
Tampoco ella escapaba a cierta aleatoriedad en cuanto a la certeza del arranque y la batería debia estar en muy buen estado y bien cargada para aguantarse el doble encendido. Traía de fábrica un interruptor debajo del faro mediante el cual se podía puentear el regulador de voltaje para poder correrla en caso de fallo de la batería.... pero acordarse de desconectarlo de inmediato so pena de quemar todo el sistema.
Saludos,
LUCKNER

« Última Modificación: 16 de Agosto del 2016, 20:01 por El luxado »

Desconectado Rolitio79

  • ***
  • 320
  • Luke, come to drink Mates....
Re:La Gilera fantasma
« Respuesta #3 : 17 de Agosto del 2016, 12:14 »
Muchas Gracias Gustavito y Luckner!! La verdad que a esta historia hacía mucho tiempo que la tenía en la cabeza pero no encontraba el momento para ponerme a escribirla y terminarla. Un par de veces hice el intento pero no lograba concluirla y quedar conforme con ella. Esta vez, y aprovechando el finde largo al fin pude hacerlo!!!
Con respecto a la gilera B300, hasta hace poco tenía una que la estaba armando. Lamentablemente por falta de recursos y algunos repuestos que no pude conseguir terminé vendiéndola, pero es una moto que siempre me quedo picando (igual que la Royal Enfield jeje).
Lo que si me quedo cierta desconfianza con  respecto a todos los conductores de gilera B300 luego de aquel encuentro, ya que pienso que tal vez pueda llegar ser el que me paso aquella mañana!! Jaja
Abrazo amigos!!
 bailemetal.gif

Tan solo dale una máscara a un hombre y verás realmente quien es...

 


CHAT CUISERO