Autor Tema: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter  (Leído 27228 veces)

Desconectado zurdo

  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 1988
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #15 : 16 de Febrero del 2012, 18:21 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Desconectado Jarod

  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • ******
  • Mensajes: 6470
  • Juan Pablo
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #16 : 16 de Febrero del 2012, 23:04 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Se le notaba en la voz, entre monosílabos y susurros buscaba llamar la atención permanente de la Sra. Anderson... entre las columnas del bar se hacían ecos términos como "bella", "guapa", "divina", "hermosa"... y cuánto más alcohol sumaba a su torrente sanguíneo, mayor era el enredo de las vocales y consonantes de los cientos de sinónimos que salían claros de su mente aunque llegaban entremezclados a su lengua y labios.

"Ppppppppppmmmodrrrriiiia uuusss uuuusssttttttt eeedddddd mmmmmmbaaaiii larrrconnnn comm migggg" llegó a escuchar la Sra. Anderson, luego un sonoro "plum" y vio a Pedro, en todo su largo, formando una figura extraña a la raz del piso.



Aquí los conocí... aquí los he de encontrar

"Los Cuises" Moteros | motociclismo federal

Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #16 : 16 de Febrero del 2012, 23:04 »
Marcello Perluqueria

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #17 : 17 de Febrero del 2012, 13:39 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Se le notaba en la voz, entre monosílabos y susurros buscaba llamar la atención permanente de la Sra. Anderson... entre las columnas del bar se hacían ecos términos como "bella", "guapa", "divina", "hermosa"... y cuánto más alcohol sumaba a su torrente sanguíneo, mayor era el enredo de las vocales y consonantes de los cientos de sinónimos que salían claros de su mente aunque llegaban entremezclados a su lengua y labios.

"Ggrrrr no shhabé grcuanto te quiero a vó pppppppppmmmodrrrriiiia uuusss uuuusssttttttt eeedddddd mmmmmmbaaaiii larrrconnnn comm migggg" llegó a escuchar la Sra. Anderson, luego un sonoro "plum" y vio a Pedro, en todo su largo, formando una figura extraña a la raz del piso.

Carpenter no podía creer la borrachera de Pedro y menos podía antender como la viuda de Anderson lo aguantaba. Miraba a la viuda y volvía a mirarla.
-Pensar que fue la mujer de Anderson, ese hijo de pu censorx ta que torturaba en el campo de detención. Cuando terminó todo gracias a las amistades que tenía con la policía y con el poder instaló aquellos prostíbulos abyectos donde muchas jovencitas quedaban atrapadas hasta que ya no las podían exprimir más. Y luego de su muerte pasó a administrar todo aquello su viuda. ¡Roñosa, por lo menos podría gastar algún dinero en arreglarse los dientes!

Desconectado zurdo

  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 1988
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #18 : 17 de Febrero del 2012, 15:20 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Se le notaba en la voz, entre monosílabos y susurros buscaba llamar la atención permanente de la Sra. Anderson... entre las columnas del bar se hacían ecos términos como "bella", "guapa", "divina", "hermosa"... y cuánto más alcohol sumaba a su torrente sanguíneo, mayor era el enredo de las vocales y consonantes de los cientos de sinónimos que salían claros de su mente aunque llegaban entremezclados a su lengua y labios.

"Ggrrrr no shhabé grcuanto te quiero a vó pppppppppmmmodrrrriiiia uuusss uuuusssttttttt eeedddddd mmmmmmbaaaiii larrrconnnn comm migggg" llegó a escuchar la Sra. Anderson, luego un sonoro "plum" y vio a Pedro, en todo su largo, formando una figura extraña a la raz del piso.

Carpenter no podía creer la borrachera de Pedro y menos podía antender como la viuda de Anderson lo aguantaba. Miraba a la viuda y volvía a mirarla.
-Pensar que fue la mujer de Anderson, ese hijo de pu  ta que torturaba en el campo de detención. Cuando terminó todo gracias a las amistades que tenía con la policía y con el poder instaló aquellos prostíbulos abyectos donde muchas jovencitas quedaban atrapadas hasta que ya no las podían exprimir más. Y luego de su muerte pasó a administrar todo aquello su viuda. ¡Roñosa, por lo menos podría gastar algún dinero en arreglarse los dientes!
Pedro seguia en el piso, carpenter lloraba de la risa, la señora anderson no lo podia creer, tantas cosas en un dia no me pueden suceder-pensaba-, el dueño del bar Don juan, no sabia si llorar o reirse, trataba de despertar a pedro que estaba desparramado y parecia que no iba a despertar por un largo rato, mientras tanto carpenter trataba de no hacerse ver por la señora anderson.
Despues de unos minutos la señora se fue, carpenter ayudo a don juan a levantar a pedro y lo dejaron en una habitacion donde don juan dormia aglunas noches.
Eran las 19:30 horas y esto habia transcurrido en solo hora y media.
Carpenter empezo a pensar como desenmascarar a la mafia de las galletitas de agua ...

Desconectado Jarod

  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • ******
  • Mensajes: 6470
  • Juan Pablo
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #19 : 17 de Febrero del 2012, 15:55 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Se le notaba en la voz, entre monosílabos y susurros buscaba llamar la atención permanente de la Sra. Anderson... entre las columnas del bar se hacían ecos términos como "bella", "guapa", "divina", "hermosa"... y cuánto más alcohol sumaba a su torrente sanguíneo, mayor era el enredo de las vocales y consonantes de los cientos de sinónimos que salían claros de su mente aunque llegaban entremezclados a su lengua y labios.

"Ggrrrr no shhabé grcuanto te quiero a vó pppppppppmmmodrrrriiiia uuusss uuuusssttttttt eeedddddd mmmmmmbaaaiii larrrconnnn comm migggg" llegó a escuchar la Sra. Anderson, luego un sonoro "plum" y vio a Pedro, en todo su largo, formando una figura extraña a la raz del piso.

Carpenter no podía creer la borrachera de Pedro y menos podía antender como la viuda de Anderson lo aguantaba. Miraba a la viuda y volvía a mirarla.
-Pensar que fue la mujer de Anderson, ese hijo de pu  ta que torturaba en el campo de detención. Cuando terminó todo gracias a las amistades que tenía con la policía y con el poder instaló aquellos prostíbulos abyectos donde muchas jovencitas quedaban atrapadas hasta que ya no las podían exprimir más. Y luego de su muerte pasó a administrar todo aquello su viuda. ¡Roñosa, por lo menos podría gastar algún dinero en arreglarse los dientes!
Pedro seguia en el piso, carpenter lloraba de la risa, la señora anderson no lo podia creer, tantas cosas en un dia no me pueden suceder-pensaba-, el dueño del bar Don juan, no sabia si llorar o reirse, trataba de despertar a pedro que estaba desparramado y parecia que no iba a despertar por un largo rato, mientras tanto carpenter trataba de no hacerse ver por la señora anderson.
Despues de unos minutos la señora se fue, carpenter ayudo a don juan a levantar a pedro y lo dejaron en una habitacion donde don juan dormia aglunas noches.
Eran las 19:30 horas y esto habia transcurrido en solo hora y media.
Carpenter empezo a pensar como desenmascarar a la mafia de las galletitas de agua ...

Aprovéchose de la borrachera de Pedro, tomó el manojo de llaves que pendía de unos de los pasacintos de su pantalón de pana, gris ratón... "Pésima combinación" pensó al observar los mocasines marrón militar y medias a rayas en colores ocres.

Deshizo el camino andado, con la paciencia suficiente hacia el sol y su demorada muerte bajo el horizonte... a medida que avanzaba la penumbra más cerca se encontraba de la puerta lateral de las oficinas.

Sabía que no había alarma, mucho menos sereno. Confiaba en sus instintos, disponía de algo más de 12 horas para  "trabajar" tranquilo, si bien el horario de atención empezaba a las 8:00, ningún empleado llegaba a horario... mucho menos, al día siguiente, Pedro.


Aquí los conocí... aquí los he de encontrar

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #20 : 18 de Febrero del 2012, 17:05 »
Para cuando nos cansemos de estos tres boludos propongo el siguiente final:

A las 18:30 se habían citado en el bar de siempre con la consigna de arribar antes del horario para comenzar la reunión a la hora exacta.
La primera en llegar, casi una media hora antes de lo previsto  fue la viuda, se sentó y pidió un anís Ocho Hermanos etiqueta roja. Cruzó la piernas y bebió de a sorbos. A eso de las y cuarto apareció Pedro y apenas saludó, intercambió unas pocas palabras con la viuda y aguardó al señor Carpenter que no se hizo esperar. Sentados a 180º unos de otros, cada cual disimuló su odio.
-¡Don Juan!- llamó Pedro al de la barra mientras levantaba la mano.
-¿Qué hora es?- preguntó Carpenter.
-Y veinticinco- contestó de inmediato la viuda.
Sin tardanzas Don Juan estaba en la mesa.
-Don Juan, tenemos cosas importantes que hablar, por favor tráiganos algo bien fuerte para tomar- solicitó Pedro.
Lo que no sabían es que en el vano de la mesa, delimitado por los cuatro travesaños de refuerzo de las patas había medio kilogramo de explosivo plástico adosado a un mecanismo de reloj y su pila. Estaba ajustado para estallar a las 18:30…


 risax  risax  risax

Desconectado cuchi

  • Cuis
  • *
  • Mensajes: 96
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #21 : 19 de Febrero del 2012, 16:50 »




Para cuando nos cansemos de estos tres boludos y YO INCLUIDO propongo el siguiente final:

A las 18:30 se habían citado en el bar de siempre con la consigna de arribar antes del horario para comenzar la reunión a la hora exacta.
La primera en llegar, casi una media hora antes de lo previsto  fue la viuda, se sentó y pidió un anís Ocho Hermanos etiqueta roja. Cruzó la piernas y bebió de a sorbos. A eso de las y cuarto apareció Pedro y apenas saludó, intercambió unas pocas palabras con la viuda y aguardó al señor Carpenter que no se hizo esperar. Sentados a 180º unos de otros, cada cual disimuló su odio.
-¡Don Juan!- llamó Pedro al de la barra mientras levantaba la mano.
-¿Qué hora es?- preguntó Carpenter.
-Y veinticinco- contestó de inmediato la viuda.
Sin tardanzas Don Juan estaba en la mesa.
-Don Juan, tenemos cosas importantes que hablar, por favor tráiganos algo bien fuerte para tomar- solicitó Pedro.
Lo que no sabían es que en el vano de la mesa, delimitado por los cuatro travesaños de refuerzo de las patas había medio kilogramo de explosivo plástico adosado a un mecanismo de reloj y su pila. Estaba ajustado para estallar a las 18:30…


pero como todavia faltaban 4 minutos para las 18:30 y que explote dicho explosivo Don Juan les trajo a su mesa una Ferroquina y asi comenzar a hablar de las cosas importantes.



 fuckix fuckix fuckix fuckix fuckix fuckix


 risax risax risax risax risax risax risax


Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #22 : 19 de Febrero del 2012, 18:04 »
Amigo cuchi: no sé que quisiste decir con yo incluido. Primero está muy mal expresado porque no se entiende, pero si te molesta algo de este tema o te canso/cansamos, es muy fácil, no entrés.
Este proyecto es lindo, es una construcción en conjunto, libre, generosa, democrática. Lo mismo que viajar juntos a la par, amigos, compañeros, el uno para el otro sin egoísmos. Destruir es simple, una patada y listo. En mi vida me he dedicado a construir y siempre traté de no meterme en lo que no me incumbe; que cada uno marche como pueda, no soy quien para burlarme de nadie.


Desconectado cuchi

  • Cuis
  • *
  • Mensajes: 96
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #23 : 20 de Febrero del 2012, 22:26 »
Amigo cuchi: no sé que quisiste decir con yo incluido. Primero está muy mal expresado porque no se entiende, pero si te molesta algo de este tema o te canso/cansamos, es muy fácil, no entrés.
Este proyecto es lindo, es una construcción en conjunto, libre, generosa, democrática. Lo mismo que viajar juntos a la par, amigos, compañeros, el uno para el otro sin egoísmos. Destruir es simple, una patada y listo. En mi vida me he dedicado a construir y siempre traté de no meterme en lo que no me incumbe; que cada uno marche como pueda, no soy quien para burlarme de nadie.



amigo Luxado, creo que hay un mal entendido de parte de los dos. (mia y Tuya.)  nononox
primero: no trate de agredir a nadie. nononox
segundo: yo interprete que los tres boludos a quien te referias, yo creia que era hacia nosotros tres (Jarod,Zurdo, Cuchi) que estabamos posteando. y resulta que leyendo de nuevo todo el relato me di cuenta que a los tres boludos a quien te referis es a los tres actores de esta historia, y yo creia que hacias una joda hacia los posteantes, "y que no me enojo por eso" y asi fue que te "inclui en rojo",como siguiendo la joda, pero creo que no es  asi porque tambien estarias tu en esos de los "tres" o "cuatro contigo".
pero no fue una agrecion de mi parte sino un mal entendido de ambas partes.  confusiox
por eso te pido disculpas por la mal interpretacion de mi parte leyendo tu relato y de tu parte a como te expresaste en tus lineas.

Para cuando nos cansemos de estos tres boludos propongo el siguiente final:

A las 18:30 se habían citado en el bar de siempre con la consigna de arribar antes del horario para comenzar la reunión a la hora exacta.
La primera en llegar, casi una media hora antes de lo previsto  fue la viuda, se sentó y pidió un anís Ocho Hermanos etiqueta roja. Cruzó la piernas y bebió de a sorbos. A eso de las y cuarto apareció Pedro y apenas saludó, intercambió unas pocas palabras con la viuda y aguardó al señor Carpenter que no se hizo esperar. Sentados a 180º unos de otros, cada cual disimuló su odio.
-¡Don Juan!- llamó Pedro al de la barra mientras levantaba la mano.
-¿Qué hora es?- preguntó Carpenter.
-Y veinticinco- contestó de inmediato la viuda.
Sin tardanzas Don Juan estaba en la mesa.
-Don Juan, tenemos cosas importantes que hablar, por favor tráiganos algo bien fuerte para tomar- solicitó Pedro.
Lo que no sabían es que en el vano de la mesa, delimitado por los cuatro travesaños de refuerzo de las patas había medio kilogramo de explosivo plástico adosado a un mecanismo de reloj y su pila. Estaba ajustado para estallar a las 18:30…


 risax  risax  risax
ya estoy disculpado ahora si tu lo crees haz lo mismo


saludos. graciasx

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #24 : 21 de Febrero del 2012, 13:26 »
¿Por qué tengo que disculparme? Yo no te agredí, simplemente expuse mi posición; no creo haberte ofendido.

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #25 : 21 de Febrero del 2012, 13:29 »
¡Ah! Y acepto las disculpas, entiendo tu equivocación y ahora mientras releo la construcción te encuentro como uno de los aportantes. No hay drama amigo y metele al relato cuando gustes.

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #26 : 21 de Febrero del 2012, 17:45 »
A las 18:30 se habían citado en el bar de siempre con la consigna de arribar antes del horario para comenzar la reunión a la hora exacta.
La primera en llegar, casi una media hora antes de lo previsto  fue la viuda, se sentó y pidió un anís Ocho Hermanos etiqueta roja. Cruzó la piernas y bebió de a sorbos. A eso de las y cuarto apareció Pedro y apenas saludó, intercambió unas pocas palabras con la viuda y aguardó al señor Carpenter que no se hizo esperar. Sentados a 180º unos de otros, cada cual disimuló su odio.
-¡Don Juan!- llamó Pedro al de la barra mientras levantaba la mano.
-¿Qué hora es?- preguntó Carpenter.
-Y veinticinco- contestó de inmediato la viuda.
Sin tardanzas Don Juan estaba en la mesa.
-Don Juan, por favor tráiganos algo bien fuerte para tomar, mejor si fuera una Ferroquina, tenemos cosas importantes que hablar- solicitó Pedro.
Lo que no sabían es que abajo, en el vano de la mesa delimitado por los cuatro travesaños de refuerzo de las patas había medio kilogramo de explosivo plástico adosado a un mecanismo de reloj y su pila. Estaba ajustado para estallar a las 18:30…

Desconectado zurdo

  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 1988
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #27 : 23 de Febrero del 2012, 15:25 »
A las 18:30 se habían citado en el bar de siempre con la consigna de arribar antes del horario para comenzar la reunión a la hora exacta.
La primera en llegar, casi una media hora antes de lo previsto  fue la viuda, se sentó y pidió un anís Ocho Hermanos etiqueta roja. Cruzó la piernas y bebió de a sorbos. A eso de las y cuarto apareció Pedro y apenas saludó, intercambió unas pocas palabras con la viuda y aguardó al señor Carpenter que no se hizo esperar. Sentados a 180º unos de otros, cada cual disimuló su odio.
-¡Don Juan!- llamó Pedro al de la barra mientras levantaba la mano.
-¿Qué hora es?- preguntó Carpenter.
-Y veinticinco- contestó de inmediato la viuda.
Sin tardanzas Don Juan estaba en la mesa.
-Don Juan, por favor tráiganos algo bien fuerte para tomar, mejor si fuera una Ferroquina, tenemos cosas importantes que hablar- solicitó Pedro.
Lo que no sabían es que abajo, en el vano de la mesa delimitado por los cuatro travesaños de refuerzo de las patas había medio kilogramo de explosivo plástico adosado a un mecanismo de reloj y su pila. Estaba ajustado para estallar a las 18:30…
Al señor carpenter lo habían estado vigilando, ya que al jefe de la mafia de las galletitas de agua le habían comentado, que el, estaba muy interesado en el expediente, y podía hacer caer la organización.
El jefe de la banda se hacia llamar Atahualpa, un tipo parco, guitarrero viejo y poeta, en realidad se escondía detrás de un personaje cancionero, el tipo era duro, y se había iniciado bien de abajo, su primera acción criminal fue a los 3 años cuando le robaba las monedas a su abuela para ir a comprar huevitos kinder, un maestro a la hora de manipular gente.
Atahualpa decidió terminar con carpenter, y por las dudas a sus amigos también.
En el bar cada uno con su copa, escuchaban con atención lo que decía Carpenter, la señora anderson  decidió avanzar a pedro, con un pequeño histeriqueo, pero avance al fin, así fue como pedro y la señora partieron hacia el fondo del bar, a un lugar mas intimo. De pronto un accidente ocurre en la esquina del bar por lo que don Juan y carpenter salieron a ayudar a los accidentados, ahí fue cuando un estruendo hizo volar parte del bar, la gente corría, pedro buscaba el calzoncillo, la señora anderson no quería salir de donde estaba, en realidad la estaba pasando tan bien que ni cuenta se dio de la explosión, el bar había quedado en ruinas, por suerte nadie salio herido solo el currículum de pedro……..   

Desconectado El luxado

  • Cuis Hachero
  • Cuis Super Moderador
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 5312
  • Avatar by Intruder700
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #28 : 24 de Febrero del 2012, 09:52 »
¿Y Don Juan?  risax  risax

PD: me dijeron que justo le estaba pasando el repasador mojado a las migas de esa mesa!!!!!!!  risax

Desconectado richard

  • Instructor de Vuelo
  • Cuis EMBAJADOR
  • Cuis Honorario
  • *****
  • Mensajes: 4151
  • KAWSAKI KLR 650 PAJARO BERETTA
Re: La misteriosa/curiosa vida del señor Carpenter
« Respuesta #29 : 26 de Febrero del 2012, 12:45 »
El señor Carpenter entró a la habitación y dió un portazo. Los que estaban sentados en sus escritorios lo miraron. El del mostrador, dejó de ordenar documentos y se adelantó afirmando el estómago sobre la madera. Carpenter extendió la mano y lo saludó.
-Buenas tardes, soy Sergio Carpenter- dijo.
-Buenas tardes, mucho gusto- contestó el empleado- Carpenter... Carpenter... en inglés quiere decir carpintero ¿no?

Si lo que preguntas es correcto, alguna otra pregunta? (con tono amenazante y a la vez tajante) se direcciono a un armario, comenzo a revisar carpetas que datan de mas de 30 años....ante la mirada asombrada de los que lo hacian con total disimulo.
tomo el expediente 228 caratulado "desaparecido·, volteo para dar cuenta del saber como estaba siendo observado, se sento en un escritorio al fondo y pidio silencio, transcurrido los minutos llamo a Pedro (encargado de las carpetas , informes, archivos), al llegar le pregunto....................................................................................

-¿Qué sabes tú de esto?- mientras daba vueltas los folios del expediente que contenían fotos en blanco y negro de prendas de vestir, de calzados, una ajeada billetera y lo que alguna vez fuera un carnet de socio del Club Amigos de la Noche.

Pedro sintió al frío avanzar por su espalda, en vano buscaba algún elemento para presionar con sus manos... "este que no sé quien es... me viene a apretar justo a mi" pensaba por sus adentros.

Trago saliva, miró de reojo el reloj de pared que le indicaba que en 7 minutos terminaba el horario de atención y podría irse a la paz de su habitación de hotel arrendada por estos únicos 12 meses de traslado laboral... solo 7 minutos para completar el turno, solo 48 horas para volver a su lugar de origen y alejarse por siempre del pueblito fantasmal donde había recaído.

7 minutos... 48 horas... 762 kilómetros... más pensaba y más grandes eran los números que le venían a la cabeza.

y esos malditos minutos no pasaban mas, su mente perdida, solo pensaba en volver a casa, se imaginaba viajando por esa ruta de montaña, disfrutando del viento, sintiendo el aroma de los pinos, ......................de pronto, algo lo trajo  a la realidad.....

PeDRo!!!!!pedro!!!!.............Un muchacho pasó corriendo al lado de él mientras pronunciaba el nombre.
-Je, je. pensó Carpenter- A mí no me llamaba. Mi nombre es Sergio. ( )
Siguió con la vista al corredor hasta que se detuvo en la esquina. Carpenter a paso largo lo alcanzó en sólo un momento. Se detuvo frente a la senda peatonal aguardando la luz verde. A su derecha el muchacho jadeaba a lengua larga. Miró a la izquierda y encontró una joven alta y curvilínea que también esperaba la luz. La miró de arriva a abajo con insistencia hasta que sus miradas se encontraron. La mujer sonrió. Tenía los dientes todos picados....
Carpenter no aguato' mas y vomito, el solo pensar de besar esa boca le provoco nauceas.. de pronto la mujer exclamo..¡deja de vomitar mis Zapatos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!eeeeeeeeeeeeeeeesstupido!!!!!!..............

la mujer lloraba desconsolada, sabia que perderia su cita con el odontologo, carpenter abrumado por la situacion incomoda, decidio esfumarse entre la gente_en realidad se tomo el palo_..............

fueron unos metros solamente... un pensamiento fugaz le trajo la imagen de Pedro a la mente. Decidió volver sobre sus pasos, llegó hasta ella, por acto reflejo, retiró del bolsillo trasero de su pantalón el pañuelo, se dejó caer sobre sus rodillas y cuál si fuere una ceremonia comenzó lentamente a limpiar los zapatos de la dama... desde la parte superior hacia la suela, intentando que ningún resto de su vómito traspasara la fina media color negra que envolvía los pies y se iban perdiendo bajo la falda tableada "corte bajo rodilla".
uy penso, como no haber vomitado mas arriba, de pronto se le volvia a la mente ese hermoso rostro, tan dulce como la miel, mirada penetrante, hasta que abrio su maldita boca,..........
despues de pedir disculpas, carpenter se marcho.

Mientras tanto, pedro, ya estaba en la calle. Sin pensarlo se dirigio al bar de don juan, se sento en la barra y pidio una cerveza.
Don juan .....
- Si m'hijo - respondió el ya entrado en años barman
- Le pedí una cerveza - acotó Pedro mientras miraba con insistencias hacia los ventanales que pocan luz natural dejaban filtrar.

La opacidad de estos no la daban ningún material de última invención química, por si sola la ausencia de plumero fue haciendo lo suyo y le otorgaba a la fecha un "touche" muy moderno, casi futurista, innegablemente irrepetible, indudablemente único.

Los movimientos mecánicos, calculados, certeros e inmaculados de Don Juan tiraron una nueva pinta de cerveza; más mecánica aplicada a la física hicieron que el vaso coincidiera, en su aposento sobre la barra, con un platillo de maní con cáscara previamente (de días tal vez) preparado.

Pedro tomó un maní, lo estrujó entre sus dedos como si fueran la nuez del cuello de quien se presentara ante él como Sergio Carpenter... disfrutó el ensañe (ante la comparativa) al extremo tal que medio maní pasó a formar parte de los cientos de colillas y fósforos que adornaban la base de una de las columnas del bar.

Respiró hondo, se llevó la otra mitad a la boca... las muelas hicieron su trabajo y el esófago gimió pidiendo más, haciéndose eco de los reclamos del estómago.

Los intercruces neuronales que poblaban el cerebro de Pedro tenían una sola marca: "S.O.S."

Decidió en milésimas de segundo, darle prioridad a su boca seca. Miró el vaso con cerveza, calculó la altura de la espuma blanca y exultante, se dejó llevar por unos instantes por las burbujas que subían y subían... tomó el vaso con su mano, lo giró 180º y lo asió para llevárselo a la boca. Era zurdo.

La cerveza alivio la sed de pedro, despues de un breve lapso, pedro pidio otra, y otra, y otra, cuando empezo a oscurecer, pedro ya estaba muy ebrio para distinguir algunas cosas, fue asi que se dio vuelta y vio a la mujer de sus sueños, alli estaba ella, sentada, parecia triste pero se veia hermosa, pedro se acerco y le pregunto si podia invitarla un trago, ella asintio con la cabeza y pedro trajo otra jarra, pero esta vez, era de dos litros.
Pedro empezo a hablar sin dejarle meter bocadillo, lo unico que noto, fue que no tenia zapatos, la mujer estaba descalza, pero no le dio importancia, sera mi cenicienta? penso.

La boca de Carpenter aún sabía al ácido de los jugos digestivos.
-Qué asco- pensó- de imaginarme los despojos del revuelto de zapallitos con huevo me dan ganas de vomitar de nuevo.
Al ver un bar se metió adentro. Se sentó en la barra. El barman rapasaba unos vasos apoyándolos en el vientre inflado.
-Una cerveza- pidió Carpenter... miró hacia el fondo del local y allí divisó a Pedro.
-Ahí está ese boludo con una mujer; la muy pu CENSURADO.!! ta está descalza... ¿qué significará eso?- pensó.
Luego de pasado el momento recordó el expediente 228. ¡Cuántos quisieran saber el contenido de esos documentos! Muchos podrían ser encarcelados si hubiera algún valiente que se animara...

Pero en el expediente 228 consta que no era fea cuando era joven. También eso debió de ayudar, pero en su entorno siempre
había chicas más bonitas que ella. En su colegio. En su parroquia. Y, sin embargo, era ella quien más éxito tenía. En aquella época, el juego le resultaba a veces incluso demasiado sencillo. quizá por eso se casó con el señor Anderson, porque el señor Anderson no se había enamorado de ella tan fácilmente como las demás. Ella tomó por amor la placidez del señor Anderson,y desde que se casó con él, se convirtio en la señora Anderson no había amado a ningún otro hombre,  no había ejercido su poder de atracción con ningún otro hombre.  y si acaso sucedió, ella no se había dado cuenta;  a decir verdad, no se preocupaba de ello lo más mínimo. La saciaba la calma del señor Anderson, la solidez del señor Anderson; durante años, la señora Anderson fue feliz.   Mientras crecían los hijos que ella y el señor Anderson habían tenido, mientras el señor Anderson ganaba dinero, ella era feliz cuidando aquella hermosa casa, cuidando el jardín, para el señor Anderson.
Luego con el paso del tiempo fallece el señor Anderson y tiempo despues se encuentra con Pedro.   y continua esta historia...................................................
Alguien se animaria a denunciar a toda una organizacion mafiosa?, la que incluia a politicos, jueces,  policias, toda una red organizada, que recidia en un pueblo de mala muerte?. Segun el contenido del expediente alli se cocinaban galletitas de agua, las cuales no tenian fecha de vencimiento alguno, y eran distribuidas por todo el pais, habia que ser muy valiente para desenmascarar esta organizacion delictiva que azotaba al pais y que trabajaba con total impunidad.
Si yo se quien es esa mujer!!!!!- Dijo Carpenter- Es la mujer a la que vomite sus zapatos.
Carpenter se hecho a reir a carcajadas.Ahi se dio cuenta de porque la hermosa dama no llevaba puesto su calzado.
Mientras tanto Pedro seguia hablando, cuando vio que alguien en el bar lo saludaba. Era carpenter
Quien sera este?-murmuro- en ese estado no podia reconocer ni a su padre
Entonces la mujer esboso una sonrrisa, pedro quedo duro en su silla, no emitio palabra alguna, solo pensaba,........... en un principio se asusto, y pensaba..........................- son un par de caries nomas, aparte aca no me conoce nadie..................
Carpenter trataba de salvar a Pedro por todo los medios, hasta se puso a bailar un malambo, pero no habia caso Pedro parecia enamorado...........

Se le notaba en la voz, entre monosílabos y susurros buscaba llamar la atención permanente de la Sra. Anderson... entre las columnas del bar se hacían ecos términos como "bella", "guapa", "divina", "hermosa"... y cuánto más alcohol sumaba a su torrente sanguíneo, mayor era el enredo de las vocales y consonantes de los cientos de sinónimos que salían claros de su mente aunque llegaban entremezclados a su lengua y labios.

"Ggrrrr no shhabé grcuanto te quiero a vó pppppppppmmmodrrrriiiia uuusss uuuusssttttttt eeedddddd mmmmmmbaaaiii larrrconnnn comm migggg" llegó a escuchar la Sra. Anderson, luego un sonoro "plum" y vio a Pedro, en todo su largo, formando una figura extraña a la raz del piso.

Carpenter no podía creer la borrachera de Pedro y menos podía antender como la viuda de Anderson lo aguantaba. Miraba a la viuda y volvía a mirarla.
-Pensar que fue la mujer de Anderson, ese hijo de pu  ta que torturaba en el campo de detención. Cuando terminó todo gracias a las amistades que tenía con la policía y con el poder instaló aquellos prostíbulos abyectos donde muchas jovencitas quedaban atrapadas hasta que ya no las podían exprimir más. Y luego de su muerte pasó a administrar todo aquello su viuda. ¡Roñosa, por lo menos podría gastar algún dinero en arreglarse los dientes!
Pedro seguia en el piso, carpenter lloraba de la risa, la señora anderson no lo podia creer, tantas cosas en un dia no me pueden suceder-pensaba-, el dueño del bar Don juan, no sabia si llorar o reirse, trataba de despertar a pedro que estaba desparramado y parecia que no iba a despertar por un largo rato, mientras tanto carpenter trataba de no hacerse ver por la señora anderson.
Despues de unos minutos la señora se fue, carpenter ayudo a don juan a levantar a pedro y lo dejaron en una habitacion donde don juan dormia aglunas noches.
Eran las 19:30 horas y esto habia transcurrido en solo hora y media.
Carpenter empezo a pensar como desenmascarar a la mafia de las galletitas de agua ...

Aprovéchose de la borrachera de Pedro, tomó el manojo de llaves que pendía de unos de los pasacintos de su pantalón de pana, gris ratón... "Pésima combinación" pensó al observar los mocasines marrón militar y medias a rayas en colores ocres.

Deshizo el camino andado, con la paciencia suficiente hacia el sol y su demorada muerte bajo el horizonte... a medida que avanzaba la penumbra más cerca se encontraba de la puerta lateral de las oficinas.

Sabía que no había alarma, mucho menos sereno. Confiaba en sus instintos, disponía de algo más de 12 horas para  "trabajar" tranquilo, si bien el horario de atención empezaba a las 8:00, ningún empleado llegaba a horario... mucho menos, al día siguiente, Pedro.

Treinta segundos antes de la explocion, DonJuan sintio necesidad de evacuar "aguas menores". Por una puerta metalica de 2 hojas, con banderola, que daba a la galeria trasera, salio divisando en el medio del patio una descascarada letrina,
Hacia alli se dirigio. La prostata de Don Juan no colaboraba con el tramite, pero luego de unos segundos exclamo... Ahhhhhhhh.
Exclamacion esta que fue ahogada por una terrible explocion.
Evidentemente ,alguien no queria que se destapara ninguna olla, pero fallo.
Mientrastanto el señor Carpenter ,gracias a la borrachera de Pedro, se dirigio a la oficina con el manojo de llaves que habia colgado del cinturon del veodo.
Ingreso sin que nadie se percatara y a sabiendas de que contaba con mas de 10hs, retiro del polvoriento fichero el tan mentado expediente.
Se acomodo en la vieja silla giratoria, detras del escritorio de Pedro y comenzo a leer...